jueves, abril 21, 2011

Cómo enmudecer a la madre; una breve lección

Contexto: mi familia nuclear caminaba en el muelle del Puerto de La Libertad. Madre ve una venta de huevos de tortuga y exclama:

Madre: ¡Mirá! ¡Huevos de tortuga, qué rico!
Hermana vegetariana y yo: Nooooooo, pobrecitas tortugas.
Madre: Pero si los huevos saben tan ricos...
Yo: Viéndolo bien, es algo hipócrita que siendo yo pro-choice, me dé cosa que comás huevos de tortuga
Madre: ¿Cómo así?
Yo: De la misma manera que un óvulo fecundado no es persona, un huevo no es tortuga
Madre: o_0 ad infinitum
Ya después lo pensé bien: pobrecitas las tortugas.

No hay comentarios: