domingo, julio 10, 2011

Intrigante vida

Tengo solo dos tareas pendientes para terminar el ciclo. Solo dos, pero galanas. No tengo el mínimo deseo de hacerlas, son de economía. Y lloro.

Todo lo que quiero hacer es aventarme a leer y a jugar y contestar correos y escribir cosas guapetonas y mandarme a hacer ropa y pensar en qué tipo de lentes voy a mandar a hacer y rogar porque me den el trabajo al que apliqué y desempolvar el N64 que me regalaron hace doce años pero me quitaron después de un día y que mi mamá acaba de encontrar y y y.

Mi vida es una sucesión infinita de dramas y cosas intrigantes, ya vi.

No hay comentarios: