martes, septiembre 27, 2011

Silogismos afectivos

Yo odio MSN. Lo odio por infinidad de motivos, fundamentalmente porque es una cuestión rupestre y nadie en mi vida lo usa.

Yo amo a Emilio. Y lo amo por infinidad de motivos, fundamentalmente porque hemos hablado de una cantidad ingente de cosas, la gran mayoría de las cuales fueron precisamente por MSN, en los tiempos en los que, cito, "se podía tener conversaciones de verdad, sin gente compitiendo por sonar inteligente en frases cortas, como en Facebook o Twitter".

Yo amo-odio el MSN.

No hay comentarios: