domingo, noviembre 20, 2011

Siempre sí fui a Calle 13- Parte II

En algún momento entre la tipa con dudas geográficas y los dichosos Lugos, alguien vio hacia atrás y dijo "¡Ahí está Thor!". Giramos todos y en efecto, ahí estaba Thor.

Hola, soy Thor
Mortales y frágiles como somos, quisimos rendirle pleitesía, mas en nuestra humildad (y pobreza, solo andábamos para el taxi) solo acertamos a demostrarle fidelidad y devoción procurando quedarnos cerca de él todo el tiempo. Esto probó ser efectivo, lo cual me deja pensando que a la mejor Thor es mejor señor que Satanás. Ampliaremos al respecto posteriormente.

Después de Los Lugos subieron unos maitritos con un estilo avant-garde Torogoces de Morazán, que nomás ocuparon sus puestos hicieron sonar un timbal, lo cual alborotó a la majada. Esto comprobó una teoría: no importa el estrato social ni la ideología, a un salvadoreño póngale cumbia y ya se lo echó a la bolsa. Un par de cumbias después, subió una Pokémon genérica para el evento: blusa de manta y jeans, a cantar cosas de Mercedes Sosa. La gente ya se desesperaba y nosotros también, especialmente porque el anfitrión seguía duro y dale con lo de la lírica y nosotros ya habíamos agotado el tema de la literatura griega y ahondábamos entonces en cosas igual de profundas, como el por qué la gente sentada en General le tiraba botellazos al muchacho que vendía pizza o por qué solo Doug y yo nos podíamos El busero vacilón. En algún momento Lucho se cansó y decidió ser el geek alfa, sacar su teléfono y revisar Twitter:

Calle 13, Y U NO START PLAYING

Resulta que el avión de los cipotes de Calle 13 se retrasó y apenas a las 5 iba despegando, en un vuelo que iba a durar tres horas, según Residente. Después del "buh" colectivo, nos decidimos a discutir los recientes descubrimientos en micología y microbiología, hasta que subió al escenario 1/2 de Shaka y Dres y todo valió verga.  Doug, pitoniso como él solo, fue atinado al afirmar "si es Shaka, ojalá sea el de Virgo". La izquierda de este país no es precisamente brillante, pero yo me pregunto seriamente cuál fue el tren de pensamiento de la organización que llevó a hacerles creer que era una buena idea llevar a cantar a un maje que representa como nadie la influencia de TCS en la opinión pública: le hacen creer a la majada que tocan reggaetón y que son buenos. Anuncian al majecín y toda aquella vastedá de cielo azul fue una ola de botellas de plástico lanzadas a velocidad Rayovac hacia la humanidad de Shaka o Dres, quien haya sido. Encima, hizo playback. Los proyectiles-botellas con agua siguieron volando ininterrumpidamente hasta que el muchachón terminó su canción y emprendió la Operación Mosca. Thor, incólumne, observaba el horizonte.

Eran las seis de la tarde cuando subió al escenario Pescozada y la gente despertó del todo. VIP fue una horda brincoteadora y se empezó a armar el mosh, otrora reservado para otros géneros. Harold enunció "defiinitivamente el mosh metalero es más ordenado" y fue entonces que capté mi vejez: yo ya no estoy para trotes mosheros, especialmente cuando descubrimos que Luli y yo habíamos asistido al mismo concierto de Molotov en el que casi me parten la nariz. Atrás han quedado esos días, ahora prefiero quedarme atrás de la masa y criticar su comportamiento conservar mi integridad física. Me acerco al INPEP a paso galopante. Mientras cuestionaba mi edad y esas cosas emo, tipo siete de la noche subió Adhesivo y entonces todo volvió a valer verga.

SKA SKA SKA!
Entre la música para gente que no se baña, el ska goza de amplia aceptación entre la mara que quiere mover otra cosa aparte de las rastas al son de la música. Sin embargo, si en algún momento temí por el estado de las cosas fue mientras tocó Adhesivo. Habían dos grupos de moteros no-funcionales alrededor nuestro: unos con moretes en los ojos y cara de Condorito en opiáceos y acompañados por una rubia que propició el foro de discusión "Es demasiado chele para ser gringa, creo que es centro-europea", en el que un panel de expertos en jipis de ONG disertaron sobre la posible nacionalidad de esa jovencita que fumaba marihuana en un capirucho. El otro grupo era de mara aventada a la perdición, pero con la alimentación y la ropa de un proletario común. Mientras intentábamos huir, quedamos atrapados entre ambos sectores, mas fue la brillante guía del cabello del jefe de jefes en Asgard el que logró servirnos de faro para encontrar la paz espiritual y la seguridad de no salir de ahí con la nariz rota.

El pelo de Thor como Texaco: una luz en el camino
Después de llegar al oasis de paz y amor que nos representaba la cercanía de Thor, teníamos que encontrar qué hacer, así que Doug tuvo a bien cuestionarme por qué demonios no sabía yo de Adhesivo y le comenté que aparte de tener la sana costumbre de bañarme dos veces al día, en el tiempo de apogeo de esos pokémones yo escuchaba mérol. Superando ese incómodo momento, tuvimos a bien pasar a hablar de la impresionante colección que Luli tiene de tarjetas de taxistas. Hela acá, con un ejemplar propiedad de Doug:

Don Vladimir Maravilla tendría un rol en la historia, pero faltan como cinco horas para eso

La gente del Frente repartió souvenirs, los cuales guardaremos lo más cerca posible a nuestro músculo cardiaco. Tuvimos a bien tomarles fotico:

CSI- Calle 13
Pasamos como una hora entre Adhesivo y que la organización decidiese, a plena 8PM y con la gente enervada, iniciar la premiación de COINFES. Llegaron Sánchez Cerén, flamante (?) vicepresidente de la República y el neo-Schafik a entregar la Copa, pero la gente estaba tan fúrica que la lluvia de botellas de plástico se reanudó hasta alcanzar el grado de depresión tropical de derivados del petróleo. Me alegré en parte, no de lo energúmeno de la conciencia colectiva y de la operativización del concepto "masa", sino de que no permitiesen que se grabasen las palabras para el spot propagandístico que pretendían hacer (y lo hicieron, pero solo con tomas de afuera del estadio y voz en off). Pusieron música como de ascensor de Multiplaza y seguimos viendo la deblacle de la sociedad occidental con ojo de cientista social consumado que solo podemos obtener después de haber visto más de dos veces Welcome To The NHK:

El futuro de la ciencia social y un par de trolls

Mientras tanto, Thor meditaba:

Tan cerca de la prole, tan lejos de Loki

En la próxima entrega: Calle 13.

2 comentarios:

Aniuxa dijo...

"Ver dos veces NHK" Te amo con pasión y desenfreno

Mariana Belloso dijo...

Es admirable cómo lográs combinar semejante cantidad de ideas, opiniones, sarcasmo, ironía, cinismo y humor, en un amasijo tan agradable para el lector.
Espero que un día te animés a escribir un libro, y que me dejés editártelo.
(Por cierto, el uso del "Y U NO" fue un guiño muy placentero para quienes hablamos meme).