lunes, noviembre 21, 2011

Siempre sí fui a Calle 13- Parte III

Eran pasadas las 8PM y se nos agotaban las cosas por hacer. Había empezado a lloviznar dos veces, en una mostramos nuestro refinamiento metiendo todos los aparatos electrónicos en una bolsa que recogimos del suelo (y comprobamos que Lucho es una señora); en la otra, una cantidad penosa de "machos" se encerró en los baños de mujeres para evitar la catástrofe que significa que te caiga agua encima (la gente que no se baña llega a extremos curiosos. Se para firme bajo la lluvia. El problema fue el montón de majes pussy). Ya habíamos hecho una aproximación interdisciplinaria a los calificativos "ser de acera" y "ser de adoquín", ambos de vital importancia para comprender los comportamientos que tienen lugar en los asentamientos urbanos locales. Todo muy educativo, pero Calle 13 nomás no aparecía. 

Presas del aburrimiento, retomamos la sana costumbre de acabarnos a la gente y notamos algo en particular en las tendencias al vestir. Señoritas: si van a un concierto que va a durar horas, uno debe prepararse para la batalla, no presentarse como si acabase de terminar su turno en el Kiss Fresh:

¿Cuál es el vacil de amarrarse los tobillos como gallinas con seña?
Ese calambre debe haber estado bueno
¡Zapatos de Mafalda!

 Pero el rey indiscutible de lo zángano fue este infeliz:

¿QUIÉN CARAJOS LES HA DICHO QUE ES ACEPTABLE SALIR DE CASA EN CROCS?
Es en serio, los Crocs parecen galletas waffle, son cómodas y lo entiendo, pero ¿Crocs en la calle? ¿En serio? No hay decoro. Enséñele valores a sus hijos, no sea así.

Para entonces, la guerra de botellazos era tan antigua e incuestionada como el conflicto por la Franja de Gaza. ¿La pizza costaba $3 la porción individual y $5 las dos porciones? Botellazos. ¿General iniciaba una ola que Tribuna interrumpía? Botellazos. ¿VIP tampoco la seguía? Gritos de "culeros". ¿General te grita "culero"? Replicaban "acabados" y así todo una linda muestra del tejido social y su estado necrótico.
Siendo Lucho el geek alfa por tener plan de datos (¬¬), nos enteramos que Calle 13 acababa de aterrizar y, en la usanza típica del salvadoreño, alguien tuiteó que "ya van por Comalapa". U________U Seguimos, pues, buscando el cobijo de Thor, quien, dadivoso como es, lo brindó. Como puede usted suponer, la plática sobre Thor (la película) duró aproximadamente dos centurias. Repito, somos gente bastante normal.

Habríamos estado bastante en paz de no ser porque olía a papas fritas y el sentido arácnido de Trini las detectaba con rapidez. Moríamos de hambre, pero somos clase media-baja y ni en putas íbamos a gastarnos lo del taxi en dos porciones de pizza que más bien parecían lengua de chucho (me figuro, el pobre tipo pasó cual estela solo una vez por VIP). En esas y después de no haber permitido que hablasen el vicepresidente, el candidato por San Salvador ni que entregasen la copa, subió La Choly (brbiehoaihdajosidas, yo sé) en ejercicio risible, a presentar a Calle 13 al escenario. ¿Que por qué risible? Dude, ¿el tipo lleva AÑOS trabajando con los Saca y él presentó a Calle 13 en un evento de la izquierda mataniños quemabiblias? LOL.

Pues que me río y en la pantalla hay indicaciones de cómo fabricarme mi propia bomba molotov. Quiero agradecerle encarecidamente a Calle 13 por recordarme que algunas versiones llevan mirra, lo tendré en mente la próxima vez que planee destrozar el Salón Azul. Pasadas las nueve de la noche y con dolor de columna cervical-dorsal-vertebral-sacra, pies y hambre, ¡pum! que sale Calle 13:

Baile de los pobres. Periodo azul. Óleo sobre grama, 2011
Fue solo cuando llegué a casa que me di cuenta que Residente subió al escenario con una camisa de Monseñor Romero y se me revolvió por dentro todos los argumentos en contra que tenía para no ir al concierto en un primer lugar. En algún momento lo mencionó también y preferí hacerme la maje y ver al cielo, que estaba requetebonito. Luego de Baile de los pobres tocaron No hay nadie como tú, pero el jelengue vino con Vamo'a portarnos mal. Qué audio de mierda que hay siempre en el Flor Blanca, ¿Por qué siguen haciendo conciertos ahí? Se murió el sonido mínimo tres veces durante la canción, pero la gente había esperado tanto que su valeverguismo no conocía fin y cantaron, rellenando el vacío. A esas alturas yo ya me sentía afónica. ¿Importó? No.

Siguieron Ven y critícame, Beso de Desayuno y Se vale to-to. Cuando llegaron a La Hormiga Brava el audio ya estaba compuesto del todo y qué pro la voz de esa tipa. En realidad la ejecución de instrumentos fue implacable (oíganme, como que sé de qué putas estoy hablando). Digo, me figuro que con Daddy Yankee solo debe ser ese sonido de pito de coaster y dembow-dembow, cuando acá había trompetas, percusiones y toda la onda. Aparte, CONTRARIO A SHAKA O DRES, NO SÉ QUIÉN ES QUIÉN, no hicieron playback nunca, ni siquiera en La Perla, que sigue siendo mi canción favorita, en donde cantaron ellos la parte del Senador Presbítero Doctor Dalai Rubén Blades. Igual en P'al Norte, donde tocaron la parte de Orishas y tampoco hicieron playback (te estoy viendo, Shaka o Dres ¿Sí son dos personas distintas o es onda Barón Ashler?). El estadio rugió con Tango del Pecado, claro, tanto pecador ¿Cómo no iban a subirle volumen a la música satánica?, más si fue seguida por Atrévete. A estas alturas yo podía afirmar categóricamente que nunca había bailado tanto. Una gran cosa.

My reggaetón brings all the anarcochancletudos to the yard

Yo entiendo que seamos un país de renta media-baja (?), pero no creo que no conozcan el concepto de "encore" en un concierto ¿No ven tele? Un VERGO de mara empezó a salirse al final de Atrévete y les pasó como a la mara del Firpo o similar equipo oriental cuando vienen al Cusca y van perdiendo: se salen y cuando llegan a la calle escuchan el gol del empate y por pendejos ya no pueden entrar de nuevo. Pues que tocan Latinoamérica, me dan ganitas de llorar y cantamos todos como si con eso arreglásemos el continente-el istmo-el triángulo norte-el país-el departamento-el municipio-la colonia, pero ah, qué bonito es ser revoltoso y ver tal cantidad de gente revoltosa mezclada con los izquierdosos de clóset, cantando en un concierto de lo que la majada cuadrada llama reggaetón. Termina Latinoamérica, la gente sigue saliendo, ellos "bajan" del escenario e inicia la especulación: yo digo que me sentiré timada si no cierran con Fiesta de Locos, Harold dice que falta Electromovimiento, Lucho dice que tienen un setlist alternativo, Trini y Luli quieren papas y Doug dice que juntos todo es posible.

*Pausa dramática*

Y que regresan y tocan Fiesta de Locos, que viene siendo como que mi segunda canción favorita de Calle 13. Baile y baile y baile hasta que se acabó la cora, diecisiete canciones y nueve horas después; tras haber cuestionado la integridad ideológica, la amoralidad, el populismo, el capital político en juego, el precio de la pizza, la necesidad o no de ir al baño; cómo el Alianza me entrenó para la supervivencia entre las masas, el concepto de masas, el reggaetón, la bailadera sin fin, cómo es más importante tener cheros que pisto y lo importante que es dejar de pensar tanto y simplemente dejarse llevar por el flow lento, como tortuga kawabonga.

4 comentarios:

Ligia dijo...

¡Jajajajaja, sos la excelencia! Dame un abrazo, chera <3 Citaré un comentario que vos y yo escuchamos alguna vez, para englobar mi opinión sobre el recuento de este magno evento: "vergón".

Ricardo dijo...

Yo por'Latinoamérica' me quedaba hasta barriendo el escenario, y aunque tocaron algunas de la época en que calle 13 no era de mi gusto, el show y la intención de los respetables se agradece. Ya me leí la trilogía del concierto, te mereces un Nobel o algo. Saludos.

@WilliamM_SV dijo...

Por lo que he leido me hago una idea clara de lo que sucedio. Gracias, Saludos.

milton.martinezb dijo...

Eres una brillante cronista, muy pocos pueden hacer gala de un estilo tan fresco y atrevido

Felicitacion por tu articulo