lunes, diciembre 05, 2011

Incidentalidades de fin de ciclo

O hai desde el inicio de la semana de parciales acumulativos, debates y disertaciones que ha tenido a bien agarrarme en gangbang academicoso. El bendito debate del iusnaturalismo triunfó, en parte por mi potencial para ser una Paris Geller cuando quiero, en parte porque el resto de mi equipo (sí, los mismos de este post) en realidad dejó el todo por el todo en el engramillado jurídico y en parte porque nuestros oponentes pretendían hablar de iuspositivismo namás con Kelsen y pues eso es como pretender hablar bien de los genes de tu familia poniendo de ejemplo a la tía loca y jorobada que nadie quiere pero por quien todos sienten penita. Equis.

(El inicio del siguiente párrafo va dedicado a Víctor. Sos un solecito, beibe.)

En el marco del anteriormente mencionado gangbang, heme apoltronada en la biblioteca desde hace una semana. Una esperaría que este sitio de silencio y estudio fuese eso, pero nooooooooo. Uno comprende que en las mesas grupales haya bulla porque pues, los catedráticos instan a la formación de asociaciones con fines de lucro académico entre el ganado, pero uno viene a las salas de estudio individual es a estudiar y no a postear en Blogger para canalizar la ira y no espera toparse con ninguno de los siguientes:

1. Gente comiendo churritos. Viera qué bonito es estar cognitivamente dándose verga  con el RIAL *pone el enlace pensando en sus lectores no-abogadiles, como si de verdad le fuesen a dar click* e intenta no llorar con el Artículo 16, cuestionando qué mierda significa pueblo en toda la legislación actual, sufriendo como Tomás de Aquino, asquéandose a sí misma por estar pensando en Tomás de Aquino e intentar hacer todo esto mientras el ruido ambiente es un crunch-crunch-crunch-crunch-crunch. La vieja con la mara, men.

2. Gente que no conoce la opción "silencio" o "vibrar" de los Blackberry. Está bien, señora (sí, SEÑORA) tecnoevangelizada que comparte tomacorriente conmigo, entiendo que para usted su Mac Air y su Blackberry son símbolo de estatus, me da risa pero lo entiendo. Comprendo que es usted el alma del BBM, pero ¿por qué putas debe enterarse todo el tercer piso de la biblioteca de cada mensajito que le llega? Aprenda de mí: yo estaré bailoteando con Bomba Estéreo, pero nadie lo sabe porque tengo audífonos, así que guardo mi dicha para mí. Aprenda también usted, maitra "tecnoevangelizada": aprenda a callar esa su mierda.

3. Un pokémon a dos mesas está viendo Friends. Friends, les digo. Aparte de tener atrofiado el sentido de la comedia y de no tener idea de para qué sirve una biblioteca, el maldito está viendo su serie en streaming. Usar el ancho de banda de la universidad para hacer catarsis y no detonar bombas hechas con Palmolive es una cosa, pero ver Friends y encima carcajearse al hacerlo en una sala de estudios individual es poco menos que retrasado. Si quiere un tomacorriente, que vaya al ICAS o al edificio D. O a su casa.

4. Me gusta el tercer piso porque se ve la ciudad en pleno y es bien bonita. Sívar tiene buen lejos.

5. El anterior era un apartado para que vean que aparte de odio y profunda misantropía, mi ser también aloja amor, solo que frecuentemente lo dirijo hacia ciudades, gatos y demás organismos bonitos y que me tratan feo, ergo causando más odio y un círculo vicioso del cual no puedo salir a menos que vuelva la alineación original de las Nenas de Caña.

6. ¿Adónde está el bibliotecario de esta zona?, preguntará el conmovido lector. Le contestaré yo que está seduciendo a una chiquilla.

Yo todo lo que pido es que me dejen estudiar en paz y el mundo no se deja. La moraleja del día de hoy es: respeten a sus bibliotecas, educandos. Habemos quienes nos refugiamos en ellas porque hasta los libros malos son mejores que la mayoría del ganado que merodea las universidades y porque, pues, tenemos exámenes acumulativos qué aprobar.

4 comentarios:

Nadie dijo...

Punto cuatro <3

Victor dijo...

*chifla la vieja a todos los del punto 1, 2 y 3*
Punto 4, +1
Punto 5, doy fe que sos toda amor, aunque no lo sacás con todo el mundo ni con todas las escuelas filosóficas
Punto 6, doy fe que también ocurría "eni mis tiempos"

<3

Joy dijo...

Mi estimada, comparto tu aversión a la gente, entendida como esa masa de seres sin cara, sin nombre y sin identidad.
Pero, creo que hubieras odiado mi deseo secreto y nunca cumplido de gritar ¡Hola! en la sala de estudio individual a las 2 de la tarde y luego del susto y puteada colectiva irme con mi risita de lindo pulgoso.
De ahí compréndote. La gente, ganado, pueblo -inserte el alias correspondiente- es IN-SO-POR-TA-BLE. Así hemos de sufrir los buenos jajajajaja.
Saludos y hasta luego

Ibrahim dijo...

"eso es como pretender hablar bien de los genes de tu familia poniendo de ejemplo a la tía loca y jorobada que nadie quiere pero por quien todos sienten penita"
jaajajaja