jueves, diciembre 01, 2011

Son las 3:29 y francamente ya estoy china de mi tarea

En auténticos momentos de desesperación, una hace cosas que no comprende y que no ayudan en nada a la actual coyuntura. Se supone que debo leer las cincuenta páginas de mi trabajo final, corregirlas, escribir introducción y conclusiones; resumir, planear el debate y resolver las dudas de mis compañeritos de debate, que resultaron ser funcionales. Pero no puedo. Leo una página y me dan ganitas de llorar. Es todo culpa de Tomás de Aquino y su pandilla de curas locos, con la cantidad de zanganadas que dijeron. Ya no, no doy más.

¿En qué piensa la Virginia, entonces, si está harta de su tarea? En Scrubs. Es demasiado genial. Quiero ver las siete temporadas que valieron la pena, verlas ininterrumpidamente, aplastarme hasta hartarme de ver Scrubs, cosa que no sucederá, por supuesto. Si tuviese mi compu (ya casi la arreglan, casi casi) bajaría torrents cual si no hubiese un mañana, pero usurpo la compu de mi hermana y mala onda toparle el disco duro con más de cincuenta gigas de JD y Turk.

Quiero ver Scrubs de un tirón, no solo la hora que ponen en Sony. Lloro.

Lástima que hay un mañana que más bien es hoy, que tengo que ir a la u a poner cara de conocedora y defensora a muerte del iusnaturalismo y resolver dudas de la calaña de "¿Y entonces los derechos humanos son válidos o no?" que hacen llorar a todos los juristas de la historia, menos a Tomás de Aquino y San Agustín porque todos sabemos que se hincaría ante dios su señor a rogar por paciencia e iluminación.

Pero ya casi se acaba la u, ya casi; solo falta la otra semana. Ya quiero poder ver Scrubs. Snif.

No hay comentarios: