domingo, enero 22, 2012

Pues ya me tatué y todavía no soy cul

...supongo que eso viene con un poco de retraso, a la menor inclusive por correo tradicional. En dado caso, deberían advertirle a una que en realidad no duele tanto (es virtualmente indoloro) ni es tan terrible como dicen la gran mayoría de foros en internet o todos los integrantes de los anteriormente mencionados son un atajo de maricas. También deberían advertirle a una que existen otras maneras de ser cul, como patear traseros en Apalabrados, pintarme las uñas de azul bandera o saber preparar leche en polvo de tal manera que no sepa a plástico.

Ahora ya soy sujeto de persecución bajo la Ley Antipandillas (No la han derogado, ¿verdad?). Creo que eso es lo verdaderamente cul, saberme una forajida.

Agradecimientos de ocasión:

A Ligia, por hacerme barra en la fase de planificación, consulta y licitación.
A la Anita y demás, por decirme marica.
A la Nohemí, por hacerme barra materialmente.
Al maje que me preguntó si  me iba a tatuar a Pikáchu.
A la Carito, por llamarme a ver qué ondas.
A Tales de Mileto, por paloma.
Y a ustedes, por chambrosos metidos morbosos.

3 comentarios:

Ana Escoto dijo...

iiiiiiiiiihhhhhhhhhhh yo quiero ver!

Alberto dijo...

Pues mire usted, esa es una fotografía que quisiera yo ver... claro en caso de que la parte tatuada sea publicable sin pasar antes por el aviso de blogger de contenido explícito.

Saludos niña C.

Wendy Kitty dijo...

Que chivo que te tatuaste >.<