lunes, marzo 14, 2016

Descubrimientos oníricos de las 3:34 am

Hace años, antes de todo esto, el objetivo era no estar. No ser. Tener el privilegio de salir, de irme sin volver, y que ese acto fuese tan categórico que no quedase ningún tipo de esperanza de que algún día se revertiría. Eso era antes, mucho antes de todo esto.

Ahora he sucumbido; quiero estar, pero lejos. Lo suficientemente lejos como para que solo se acerque quien sabe que puede. Lo suficientemente lejos como para tener tiempo de arrepentirme antes de volver. Pero estando, al menos periféricamente, porque me da miedo que me olviden. Soy demasiado débil para este asunto

No hay comentarios: